Archivos Mensuales: febrero 2013

Aprender idiomas

Muchos de los jóvenes de mi edad, recién licenciados y sin trabajo, aprovechan su tiempo libre para aprender idiomas: la asignatura olvidada de este país.

En mi caso, haciendo un repaso de mis años de estudiante, hice inglés desde primaria hasta bachillerato y en el instituto hice francés como asignatura optativa (o lo que es lo mismo: vi películas con subtítulos dos días a la semana durante dos años). A partir de ahí, la educación pública se desentendió (al menos hasta la implantación del último plan de estudios, método que no llegué a conocer) de la necesidad de enseñar lenguas extranjeras como asignaturas obligatorias dentro de cualquier licenciatura o diplomatura. Por lo que si quieres consolidar lo aprendido anteriormente y no hacer el proceso inverso, como me pasó a mi, tienes dos posibilidades: tener suerte y conseguir un plaza en una escuela oficial de idiomas o tener el dinero suficiente para pagarte una academia de idiomas o cualquier otro forma de aprendizaje de carácter privado.

Es una pena que, a diferencia de otros países europeos, en España no se potencie de la misma manera el aprendizaje de una o dos lenguas extranjeras desde primaria en el colegio. Es cierto que en algunos colegios españoles la situación está cambiando un poco, pero la diferencia sigue siendo notable con otros países europeos donde el aprendizaje de idiomas tiene una mayor importancia.

Para entender un poco más la situación en que nos encontramos en España en cuanto a la enseñanza de idiomas, hoy colaboran en el blog Ana Milán, profesora de Español en Belfast, y Rocío Morales, profesora de inglés en Barcelona. Gracias a su colaboración, podremos conocer algunas de las diferencias entre la situación en Irlanda del Norte y España.

Pablo: ¿Cuáles son las principales diferencias, según tu experiencia, entre la enseñanza de idiomas en España y otros países europeos?

Rocío Morales: En mi opinión, hay muchas diferencias en cuanto a la enseñanza reglada de idiomas entre España y otros países europeos. Hasta hace relativamente poco tiempo, aquí se utilizaban unas metodologías un poco anticuadas en comparación con otros países. Por ejemplo, no hace más de 10 años, recuerdo que gran parte de los profesores de inglés en colegios e institutos impartían sus clases en castellano/catalán y no en la lengua que se pretendía enseñar, cosa que no es muy lógica. Además, las clases estaban (y, en algunos casos, siguen estando) enfocadas básicamente a aprender gramática. Sin embargo, en otros países como por ejemplo Alemania, las clases eran y son totalmente diferentes. Los profesores hablan la mayoría del tiempo en el idioma que se enseña, de manera que los alumnos están más expuestos a la lengua. También, el enfoque de las clases es diferente. Las lecciones no se centran en aprender gramática, si no más bien aprender la lengua desde un enfoque comunicativo, tanto oral como escrito. Así, es mucho más importante que los alumnos sepan expresarse correctamente y que sean capaces de comunicarse con éxito, pero no que sean expertos en ejercicios de gramática, como pasa aquí.
También tengo que añadir que la situación está cambiando en España y que ahora se le está empezando a dar la importancia que realmente tiene el aprender la lengua extranjera desde un enfoque más comunicativo, no tan centrado en la gramática, como hace unos años. Incluso, en algunos colegios e institutos hace tiempo que se imparten clases troncales, como matemáticas o ciencias, en inglés. Nunca es tarde para cambiar.

Ana Milán: En cuanto a la enseñanza en los institutos, en Irlanda del Norte se da mucha más importancia a la comunicación oral. Yo, por ejemplo, nunca tuve un asistente de conversación nativo con el que poder practicar mis habilidades orales. Aquí, sin embargo, algunos colegios introducen a los asistentes de conversación ya en los primeros años. Además, los exámenes orales tienen mucho peso en la nota final tanto del equivalente a la ESO como al de bachillerato.

La manera de enseñar en las clases también es diferente. En mi colegio, se trabaja mucho con la memorización. Los alumnos memorizan muchísimas frases a las que después pueden añadir variaciones. El resultado es que pueden comunicarse fácilmente con frases que saben que son correctas gramaticalmente, aunque a veces este método deja poco espacio a la imaginación y los estudiantes pierden un poco de creatividad.

P: ¿Cuántas lenguas extranjeras estudian los alumnos de educación primaria, respectivamente? ¿Y en educación secundaria?

RM: Los alumnos de educación primaria de los colegios públicos estudian una lengua extranjera en horario lectivo (inglés). En algunos colegios públicos, se empieza desde pre-escolar con clases de media hora y, en otros, se empieza en el primer ciclo de primaria. En educación secundaria, la cantidad de lenguas depende del centro educativo. El inglés es obligatorio, pero también ofertan otras lenguas extranjeras, como francés o alemán, que se estudian en horario lectivo.

AM: En primaria, no es obligatorio estudiar lenguas extranjeras, aunque muchos colegios las ofrecen. Por ejemplo, en algunos colegios de primaria tienen una hora a la semana con un asistente de español (siempre nativo) que les introduce un poco en la cultura española y en el idioma. No aprenden gran cosa, pero estas sesiones puede que despierten el interés de los pequeños para estudiar una lengua en el futuro.

En secundaria, en las llamadas grammar schools, sí son obligatorias. En el colegio donde yo trabajo, en el primer año de instituto, si no me equivoco, tienen que elegir dos lenguas extranjeras: el francés (obligatoriamente) y otra más (español, alemán o irlandés). A diferencia de España, durante estos años no es muy habitual que los niños hagan clases extraescolares de idiomas, puesto que en el instituto tienen la posibilidad estudiar hasta dos lenguas extranjeras (aun sí, existen academias, aunque son mayoritariamente usadas por adultos). En bachillerato, no hay ninguna asignatura obligatoria. Los alumnos eligen las asignaturas que quieren estudiar según la carrera que vayan a elegir en la universidad.

P: ¿Durante la enseñanza superior, el aprendizaje de idiomas extranjeros sigue presente?

RM: En la enseñanza superior, la cosa es diferente. Antes del último cambio del sistema educativo, la enseñanza de idiomas estaba presente en los currículos pero no de manera obligatoria. Es decir, sí que existían asignaturas de inglés, por ejemplo, relacionadas con el ámbito específico de la carrera, pero eran asignaturas optativas. Sin embargo, creo que ahora los grados sí que contienen asignaturas en inglés y se tienen que cursar de manera obligatoria, para poder obtener el título.

AM: En la universidad, no es obligatorio estudiar lenguas. Sin embargo, aquí es muy habitual estudiar una carrera principal, con otra “secundaria”. Por ejemplo, derecho con español o economía con francés, etc.

P: ¿Qué importancia tiene el dominio de idiomas en el mundo laboral?

RM: Quizás en el pasado, no tenía tanta importancia como tiene ahora. Si antes el dominio de idiomas era un extra, ahora se ha convertido en un “must”. Actualmente, vivimos en un mundo muy globalizado en el que el idioma por excelencia es el inglés. Por lo tanto, es esencial al menos dominar esta lengua extranjera para poder aspirar a mejores empleos y puestos de trabajo, dada la situación de crisis que estamos viviendo. En mi opinión, las personas con dominio de inglés u otros idiomas, lo tienen más fácil a la hora de encontrar un trabajo.

AM: Bueno, aquí el idioma nativo es el inglés, y se sabe que es la lengua que domina el mundo, así que mucha gente no se esfuerza en aprender otras lenguas. Sin embargo, creo que esta tendencia está cambiando. El español, concretamente, está ganando mucha popularidad en los institutos y en las academias (con vistas al futuro profesional).  Además, son conscientes de que el español, por ejemplo, tiene más hablantes nativos en el mundo que el inglés, y piensan que es útil saber español para trabajar en cualquier gran empresa en la que haya algo de importación y exportación con el extranjero.

Lo que está claro es que, en España, cada vez más, es muy importante de cara a acceder a puestos de trabajo de cualquier tipo el dominio de uno o dos idiomas extranjeros y creo que el gobierno español debería fomentar mucho más el estudio de idiomas si quieren que el país tenga algún futuro. Pero al paso que vamos con los recortes en educación, no tengo muy claro que los políticos de nuestro país tengan el más mínimo interés por las generaciones que vivirán el futuro de España.

Pablo.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Discurso contra los recortes

Premios Goya 2013, 17 de febrero.

Candela Peña recoge su premio como mejor actriz de reparto por Una pistola en cada mano.

Claro y conciso.

Hasta la semana que viene,

Pablo.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Independizarse

Estando como está el patio y sabiendo lo bien que se está a gastos pagados con papá y mamá, a muy pocos de los jóvenes de mi edad se nos pasa por la cabeza emanciparnos con nuestros propios medios. Pero a este paso y sabiendo que España tardará 20 años en volver al nivel de bienestar previo a la crisis, uno empieza a plantearse que “algo habrá que hacer” porque 22 que tengo ahora y 20 son 42 y a esa edad, casado y con hijos, estará muy feo seguir viviendo en casa de mis padres.

El año pasado, cuando aun estaba estudiando y trabajando, me plantee independizarme y compartir piso con unos amigos. Pensé “con lo (poco) que cobro y la ayuda a la emancipación me lo puedo permitir”. Pero el sueño acabó hace justo un año cuando el gobierno retiró la única ayuda que existía para la emancipación de los jóvenes. Pero bueno, tampoco me habría servido de mucho en aquel momento, sabiendo que de haberla solicitado antes de ser suprimida (finales de 2011), con un poco de suerte empezaría a recibir la ayuda a principios de este año.

Lo único bueno que tiene la crisis es que con la explosión de la burbuja inmobiliaria, cuando llegue el momento (si llega), podremos comprar pisos a precios razonables (¡algo es algo, oye!). Pero bueno, eso será dentro de un tiempo, cuando todo empiece a normalizarse y por fin llegue el momento (o no). De momento me quedo aquí, en casa de mis padres. Porque al final, ¿dónde voy a estar mejor?

Pablo.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Convenio de prácticas vs. Experiencia laboral

Un día, sin comerlo ni beberlo, suena el teléfono y te citan para una entrevista de trabajo. No se trata de la mejor empresa de comunicación con la que soñaste, pero parece ser que quieren que colabores en la estrategia de comunicación de la empresa en las redes sociales (o lo que es lo mismo: la que parece ser la única salida en estos momentos para todos aquellos que hayan estudiado publicidad y relaciones públicas, comunicación audiovisual, periodismo, marketing… pero bueno, por algo se empieza).

Total, que te presentas allí, el lunes a las 10 de la mañana, puntual. Ingenuo de ti vas pensando que puede ser un gran día, pero lo que no sabes es que va a ser la entrevista más corta de tu vida y que se puede resumir en:

– ¿Puede hablarme sobre su experiencia laboral en puestos similares?

– Bueno, en realidad, me licencié el año pasado y mi experiencia en este ámbito se reduce a mi período de prácticas en las que realicé tareas de este tipo. Pero aun así, tengo muchas ganas de aprender y podría aportar mucho…

– Sí, vale. Adiós.

O también puedes encontrarte en esta otra situación:

– Estamos buscando a una persona que sirva de apoyo al Community Manager de la empresa. Por eso necesitamos a alguien que tenga la posibilidad de establecer un convenio de prácticas con la universidad.

– La verdad es que acabé la carrera en junio, por lo que ya no dispongo de esa posibilidad. De todos modos…

– Lo siento. Adiós.

Esto es un pez que se muerde la cola. Como no tienes convenio de prácticas con la universidad, no te cogen como becario y no puedes adquirir experiencia (por poca que sea) y como no tienes experiencia, no te contratan en ningún sitio.

Y al final, tienes que recurrir a otro tipo de trabajos para los que no necesitas experiencia ni convenio de prácticas, dando lugar a que España sea el país europeo con más personas con sobrecualificación, o lo que es lo mismo, el país con más cantidad de personas que están desempeñando oficios para los que se requiere una formación mucho más baja que la que tienen.

Y así va el país.

Pablo.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,