Archivos Mensuales: enero 2013

Son tiempos difíciles para los soñadores

Es tiempo de replantearse muchas cosas. Así que hoy os recomiendo que echéis un vistazo a Oye Deb! un blog que nos dará el empujoncito que nos falta para dar el paso, para hacer menos difíciles los tiempos en que nos ha tocado vivir, para que dejemos de ser soñadores y nos pongamos en marcha para hacer nuestro sueño realidad. Aquí os dejo sólo una pequeña parte de la inyección de positivismo de Deb.

Oye Deb!

Porque a pesar de todo el negatisvismo que nos venden todos los días y en todas partes, el año que acaba de empezar, ¡puede ser nuestro año!

Pablo.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,

¿Te atreves a soñar?

Que nada ni nadie nos impida hacer nuestros sueños realidad. Otro futuro es posible.

Pablo.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,

Becarios

Es posible que muchos de los que estáis leyendo esto hayáis sido becarios alguna vez, así que espero que me entendáis.

Ser becario en el sector de la comunicación audiovisual es fantástico: aprendes mucho, trabajas sin parar, te abre puertas profesionales, cobras y ves cumplidas todas las expectativas que has ido formando a lo largo de los cuatro años de carrera.

MENTIRA.

Lo de las prácticas en empresa es como una lotería: puede que vayas a caer en la empresa ideal, donde aprenderás todo lo que no has aprendido durante la carrera, puede que te paguen un sueldo por las horas invertidas allí, puede que tengas la suerte de quedarte en la empresa después de las prácticas… Pero esas son posibilidades muy poco probables. Actualmente, lo más probable es que estés en una empresa donde haya más trabajadores que trabajo y que hacen convenio con las universidades para tener becarios para esos trabajillos menos agradables.

Pero bueno, como la suerte del becario depende de la empresa en la que estés, del sector en que te muevas y de muchos otros factores, yo os voy a contar mi experiencia.

Todo comenzó hace más o menos un año, cuando me disponía a empezar el primer día de los cuatro meses de prácticas en una productora de Barcelona. Ingenuo de mi, fui pensando que lo de tener a los becarios haciendo fotocopias y preparando cafés todo el día sólo pasaba en las películas, cuando al llegar allí y casi sin presentarme al personal de la oficina, me enviaron a comprar pen drives a la otra punta de Barcelona, por lo que mi primer día de prácticas se convirtió en dos viajes muy largos de metro y una cola muy larga en Media Markt para comprar pen drives (¡Es que ellos no son tontos! ¡Que allí los tienen más baratos!).

GrumpyCatGOOD.

Pero tranquilos, que ese sólo fue el primer día de cuatro meses recorriéndome Barcelona de punta a punta haciendo recados.

Además, también había días en los que me encargaban hacer tareas durante todo el día, para acabar la jornada con un “lo siento, al final lo que has estado haciendo no nos hace falta” o “¡ups! Resulta que esa tarea ya la hizo la semana pasada el becario de las mañanas”. GRACIAS POR ESTE SUEÑO.

Pero bueno, aunque parezca mentira, de todo se aprende. Y digo “todo” porque ¿y lo bien que me muevo yo ahora en transporte público por toda Barcelona?. Y al final, cuando acabas tus prácticas universitarias y te tienes que enfrentar al mundo real donde es casi imposible encontrar trabajo, acabas echando de menos esos meses.

A todos aquellos que estéis aburridos en la empresa donde hacéis las prácticas y para todos los futuros becarios, sólo quiero deciros que ¡no estáis solos! Así que, un consejo:

keep_calm_and_carry_on_3_by_carriesue

Pablo.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Exodus

Se acabó la Navidad y con el fin de las vacaciones, cada mochuelo a su olivo.

Pero lo triste no es que se acaben las vacaciones, ni la llegada de la cuesta de enero, ni la subida del 18% del agua (que también). Lo verdaderamente triste es ver la cantidad de jóvenes que vienen a casa por Navidad y vuelven a sus casas en el extranjero después de las fiestas.

Ir al aeropuerto los días previos a Nochebuena es emocionante: reencuentros de los jóvenes con sus familias, abrazos, besos, alegría. Sin embargo, el día del regreso las protagonistas son las lágrimas.

Pero dejando a un lado la parte sentimental, me parece muy triste pensar que cada vez más jóvenes tengan que verse obligados a buscarse la vida en el extranjero. Obligados a dejar aquí su vida, su familia, sus amigos, para poder trabajar. Y es que, para muchos, ésta se está convirtiendo en la única solución para tener un futuro digno.

Con este panorama, no sé cómo los políticos piensan sacarnos de esta crisis si no hacen nada por impedir que los jóvenes más preparados de nuestro país se vayan a trabajar fuera.

Mientras tanto, ellos se empeñan en seguir recortando y subiendo impuestos, sin darse cuenta de que la fuga de cerebros no ha hecho más que empezar.

Pablo.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , ,