Archivos Mensuales: diciembre 2012

2013

Yo me quedo con la fuerza y la valentía para superar el día a día.

¿Con qué os quedáis vosotros de este 2012?

¡Feliz año!

Pablo.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,

Mensaje de Nochebuena

¿Por qué vais a brindar estas Navidades?

¡Felices fiestas!

Pablo.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,

La generación perdida

“España tardará 20 años en volver al nivel de bienestar previo a la crisis”. El País, 14/12/12.

 

Esta es la historia de La generación perdida.

A pesar de todo, seguiremos buscando nuestro final feliz.

Pablo.

Etiquetado , , , , , , , , , , ,

Universidades Públicas de Pago

Como os podréis imaginar, el mail que envié la semana pasada no llegó a ningún sitio. Pero oye, las cosas hay que probarlas ¿no? Para que luego no digan que no lo he intentado.

Al menos, enviar un mail sale barato, que suficientemente cara me ha estado saliendo la vida los últimos cuatro años… Y de eso precisamente os quería hablar hoy. Y es que en estos últimos días he tenido bastante tiempo para reflexionar sobre todos esos gastos que vas teniendo a lo largo de la carrera  y que pagas sin rechistar. Pero visto lo visto, deberíamos empezar a planteárnoslo.

Os cuento: Yo, que vengo de familia humilde, no he tenido otra opción que estudiar en centros públicos. Los centros educativos públicos se denominan así porque, según el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, tienen un “precio público” o lo que es lo mismo, “están financiados en gran medida por las administraciones educativas”. Pero yo me pregunto ¿precio público es que haya tenido que pagar una media de 1200€ por curso de carrera? Siempre he pensado “bueno, es normal, utilizamos mucho material, platós y estudios de radio que se tienen que mantener de alguna manera”, pero claro, cuando ves las condiciones de las instalaciones y te das cuenta de que para que te dejen utilizar el material tienes que presentar una instancia, empiezas a no entender las cosas…

Y puestos a no entender, algo que nunca he entendido es todo aquello que aparece en la parte de abajo de la matrícula universitaria, bajo el título de “taxes administratives” y que ha pasado de suponerme 70,42€ en el curso 2008/09 a 137,42€ en el 2011/12. Sinceramente hubiera preferido que no se especificara para qué van dirigidos esos gastos en tasas administrativas porque bueno, lo del seguro escolar lo puedo entender (nunca sabes cuando puedes tropezarte con un cable y que se te salga el hombro o resbalarte en cualquier pasillo encharcado por las goteras de la facultad… Se entiende). Pero lo que no se entiende es que lleguen a cobrarte hasta 66€ por gastos de gestión del expediente académico cuando luego te cobran cada vez que tienes que hacer una gestión… Pero lo que más me extraña es ese gasto en “informació i documentació de matrícula” (¿?) que me supuso 16€ en el primer ciclo de la licenciatura y que en el segundo ciclo pasó a ser sustituido por otro concepto que todavía no he conseguido descifrar: “serveis específics, suport doc” y que me costó 40€ en el tercer curso y 70€ en el cuarto. Así, tal cual. Sinceramente no sé qué decir, que cada uno saque sus propias conclusiones.

Aún así, todos los ingresos que las denominadas Universidades Públicas de Pago reciben por parte de los estudiantes, según un informe publicado por la página web de la Generalitat de Catalunya, sólo suponen el 15% de los ingresos de la universidad. El 85% restante son recursos de origen público, cuya obtención por parte de la universidad depende de la consecución de unos determinados objetivos de docencia, investigación, etc. fijados por el gobierno. O lo que es lo mismo, a mayor productividad del profesorado, mayor financiación de origen público. Sabiendo esto, ahora ya entiendo porqué en mi universidad pagamos tanto.

A este gasto fijo que supone la matrícula, hay que sumar los costes variables que son principalmente dos: la comida y el transporte.

En cuanto a comer a precio de estudiante  (¿EING?) sólo quiero decir que los señores rectores y decanos deberían poner un microondas en las facultades porque a este paso nadie se va a poder permitir un menú que cuesta alrededor de los 7€ (cuando en otras universidades están a mitad de precio). ¡Ah! Y por cierto, es normal que las manzanas de la máquina se pudran: 1€ por una pieza de fruta es una vergüenza.

En cuanto a lo del transporte, ¿qué decir? Si tienes mucha suerte, te darán una beca de transporte que apenas cubrirá tus gastos. Sino, tendrás que hipotecarte para pagar el billete de tren o la gasolina. Y estando como están las cosas con los recortes en educación, será mejor que vayáis buscando un avalista.

Por suerte o por desgracia, yo he acabado de estudiar justo antes de la subida de las tasas universitarias, pero la cosa pinta mal para los que vienen por detrás, así que, para ellos, mucha suerte y ánimos porque si la cosa sigue así, en unos años, estudiar será un derecho exclusivo para ricos.

Pablo.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Currículum Vitae

El currículum, esa gran herramienta que permite a la empresas conocerte mejor, por medio de información siempre veraz (MENTIRA) sobre nosotros y nuestra experiencia laboral.

En mi caso, mi currículum es suuuuuuper extenso (que si camarero, que si dependiente, que si canguro, que si clases particulares, que si restaurantes de comida rápida, que si dependiente otra vez…). Pero a la hora de la verdad, eso no le importa a nadie que quiera contratarte como locutor de radio. Porque ya me diréis de qué sirve que domines el arte de servir copas a lo Bar Coyote si después no sabes ni ajustar el pie del micrófono.

A pesar de eso, no hay que perder la esperanza. Así que, como os dije el otro día, durante estos meses me he dedicado a difundir mi currículum por medio mundo en busca de cualquier indicio de trabajo. Y claro, para eso he tenido que registrarme en todas las webs de búsqueda de trabajo que parecen la forma ideal, que no rápida, para buscar ofertas. Pero llega un punto en que te desencantas con los buscadores cuando en la categoría de “comunicación”, subcategoría “producción” sólo encuentras 9 ofertas en todo el país, y dos de las cuales son tornero y trabajador social. Es en ese momento cuando piensas: ¿yo estoy sin trabajo y hay alguien detrás de esa web permitiendo que se clasifiquen tan mal las ofertas?

1

Aún así, sigo sin perder la esperanza porque siempre puedes enviar tu currículum directamente a las empresas que conoces (y en las que sabes que no acabarás trabajando de tornero). Esta forma de buscar trabajo es más complicada, ya que tienes que venderte muy bien porque probablemente la empresa a la que te dirijas estará en crisis, como medio país, y lo que menos espere sea recibir currículums para puestos que no ofrece. Así que lo mejor para esto es prepararse un buen kit de venta de uno mismo. Mi kit está formado por mi currículum (en todas las versiones e idiomas posibles), una carta de motivación (¿en serio hay que escribir una carta de motivación para cada empresa en particular? ¡Ya no sé qué más inventar!) y una carta de recomendación de la empresa dónde hice las prácticas universitarias (sí, de esas cartas estándares que te escriben con todo el amor del mundo y dicen lo bien que has trabajado [¿trabajar en las prácticas?] pero en la que en realidad sólo escriben tu nombre y son iguales para todos los becarios que pasan por allí). A parte de todo eso, también puedes añadir tu expediente académico, porque total, con el dineral que te ha costado a lo largo de los cuatro años de carrera (gastos por abrirlo, gastos por convalidar créditos, gastos por cerrarlo… y total ¿para qué todos esos gastos si sólo es un Excel con tus notas?) al menos que te sirva para algo, ¿no? Pero yo he decidido que no era necesario mostrar al mundo que la mitad de las asignaturas las aprobé en segunda convocatoria.

Por el momento, el kit Pablo no está teniendo mucho éxito porque las empresas que lo han recibido, y que han tenido la amabilidad de contestar, me han dicho que, a pesar de mis competencias, no necesitaban a nadie en estos momentos.

Pero ¿sabéis que os digo? Me he cansado, ha llegado el momento de tomar medidas…

carta no aceptacion

Cómo acabó la cosa… eso ya os lo contaré otro día.

Pablo.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , ,